viernes, 9 de enero de 2015

Año de elecciones: ladrillo y ¿mejoras en personal?

Año de elecciones, autonómicas (en 13 comunidades) y generales. Coincide con año de presuntos brotes verdes (más macroeconómicos que otra cosa), pero es cierto que todas las autonomías (menos Aragón) han aumentado su presupuesto sanitario para 2015, frente al de 2014. La media de aumento de fondos de un año a otro supera el +2 por ciento, aunque varias regiones aportarán este año entre un 5 y un 10 por ciento más de dinero para la sanidad. Otras, sin embargo, crecen por debajo del 1 por ciento.

Evolución de los presupuestos sanitarios autonómicos entre 2014 y 2015, según datos publicados
por elMinisterio de Hacienda. Elaboración propia de @diariomedico.
El informe completo de Hacienda, aquí
 

Se mezclan tres cosas. La necesidad de seguir mostrándose muy cauto al gastar (Montoro acecha), cierto optimismo por la subida presupuestaria y la necesidad de atraer votos a corto plazo. ¿Por qué van a optar las autonomías? Visto sus planes (aún sólo esbozados) para este año, y según lo que ya se ha dejado ver en 2014, vuelve un viejo amigo que llevaba años apenas dejándose ver: el ladrillo. Casi todas las autonomías, conscientes de que, tradicionalmente (¿erróneamente?), construir se asocia con la fidelidad del usuario-votante, van a impulsar insfraestructuras en forma de nuevos hospitales y centros de salud o, en su defecto, de ampliaciones, remodelaciones y mejoras de los ya existentes.

Aquí, parte del repor que hizo mi compañera @jarreth47 hace unos meses, mostrando que ya el año pasado los gestores desempaolvaban el ladrillo. En 2015 parece confirmarse esta vía.
Enlace a una noticia que hice a finales del año pasado, cuando se habían presentado la mayoría de presupuestos autonómicos. Vistazo a lo que prevén gastar, cómo y dónde, las autonomías en 2015

Esta vía, la del ladrillo sanitario, sigue atrayendo a los políticos que gestionan la sanidad. Pero no siempre es oro todo lo que reluce. Construir hospitales y centros de salud puede ser un arma de doble filo: frente a mejorar la oferta y la calidad, cabe pensar si se hacen demasiados, donde no se necesitan, si interfieren en el circuito asistenial de los ya existentes... Esta semana se ha producido un buen ejemplo de esta tendencia. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se jactaba de ser la región europea que ha construido más infraestructuras sanitarias de toda Europa. Esto puede ser bueno, pero lo hacía sin explicar cómo. Aún se usa el mensaje de que cantidad es calidad. Y no siempre...

140 caracteres para sacar pecho, pero falta el contexto: ¿Eran necesarios y han sido útiles?
No digo ni que sí ni que no, pero alardear de ser 'el que más' tiene doble filo.

La ligera bonanza económica sanitaria en 2015 tiene otro objetivo político, éste, en principio, más enfocado a contentar y reconocer ya no al votante-usuario, sino a los profesionales. OPE, carrera profesional, recuperación de pagas perdidas... son algunas de las pinceladas que varios consejeros autonómicos han prometido para este año. Valencia, por ejemplo, recuperará al cien por cien los complementos retributivos. Cantabria fue la primera comunidad que, en diciembre, anunció la recuperación de la carrera profesional para todos los sanitarios, una medida que casi todas las comunidades habían paralizado desde 2010. Valencia, Aragón y Asturias también han prometido hacerlo.

La vuelta de las OPE es otro de los signos de posible recuperación económica -que pueda afectar a la sanidad-. Muchas autonomías (Galicia, Andalucía, las dos Castillas, Murcia, Aragón, Madrid, C. Valenciana, País Vasco...) ya han anunciado, o están negociando, la realización este año de ofertas públicas de empleo. Otras -pocas-, como Andalucía, prometen mejoras salariales para sus sanitarios, y algunas más, como Asturias, Castilla y León, Aragón y Madrid, han anunciado nuevas interinidades.


Cuadro elaborado por Diario Médico como parte de una noticia de @nuriaMT. Las autonomías prometen y teóricamente presupuestan OPE, interinidades, recuperación de la carrera profesionaly alguna mejora salarial

Volviendo a las infraestructuras, por concretar, entre las apuestas de las autonomías para 2015 (y años siguientes), se pueden citar muchos ejemplo (prometidos y presupuestados): el nuevo Hospital de Toledo, la finalización de obras del Marqués de Valdecilla en Santander, el Hospital del Sur en Tenerife, el nuevo Hospital de Ronda en Málaga, la reactivación de la renovación del Complejo Hospitalario de Salamanca, el Hospital (público-privado) de Vigo, el Hospital de Don Benito en Cáceres, nuevas UCI en el Complejo Hospitalario de Navarra... Todo ello aliñado, en muchas autonomías, con nuevos centros de salud, el remozado de otros ya existentes, la aparición de nuevos consultorios locales...

Toca esperar, ver si se cumplen las promesa, si son para bien, y cómo influyen en las elecciones. Si en el proceso sale ganando la sanidad, bienvenido sea, pero...¿y si no?