martes, 19 de enero de 2016

App médicas: la potencia sin control no sirve de nada...

Hoy los compañeros de @Papel _EM han publicado un tema, firmado por @e_paniagua, sobre la proliferación de app médicas. Lo puedes leer aquí. Como las fuentes consultadas son un acierto (@juliomayol y @doctorcasado), la conclusión que se saca es acertada: no evaluamos lo que ponemos a disposición del paciente y, además, a veces hacemos uso de ello en circuitos estancos y ajenos al global del sistema sanitario. Ojo, que esto no quiere decir que no haya que apostar por las app médicas. Todo lo contrario, porque tienen muy buna pinta. Pero no lancemos las campanas al vuelo...

Me viene a la mente un término que me recordó no hace mucho @jaime_delbarrio: infoxicación (y sobre el que escribió hace unos años @navarrotradmed). Hay cierta tendencia a dejar pasar el tren por exceso y por incapacidad de centrar el tiro cuando lo que está a nuestro alrededor abruma. Igual que pasa con el manejo de datos genómicos, la explosión de las app médicas tiene su cara y su cruz: surge una herramienta potencialmente muy útil, pero queda difuminada por su indefinición. Lo de la potencial consulta médica en el bolsillo de los usuarios...


Basta con googlear 'app médicas' para encontrarte con decenas de varipintos listados sobre 'las mejores aplicaciones'. Ya hace dos años, las cifras de negocio de la mHealth sorprendían a propios y extraños. ¿Se puede decir cuáles son las mejores? ¿Y las peores? Vaya por delante que algunos informes intentan hacerlo, como éste de las 50 mejores app de salud, de The App Date. A todo esto, ¿Caducan las app médicas, como se preguntan en el blog Nuestra Enfermería?

El caso es que la mayoría de profesionales sanitarios no conocen el mundo de las app sanitarias, y que muchos de los pacientes que las utilizan, o que piden valerse de ellas, están expuestos a un desconocimiento sobre su utilidad real. Ojalá que iniciativas como Asociación Salud Digital aporten algo de luz al asunto. La oferta crece y crece, pero, como decía un anuncio de la tele, la potencia sin control no sirve de nada...