martes, 9 de julio de 2013

Tras el Informe Asebio: ¿Farma versus Bio?

Saludos de nuevo. No puedo dejar de comentar aquí algunas de las cuestiones que escuche hace unos días en la presentación del Informe Asebio, que ocupó buena parte de mi TL (admito que esta entrada poco tiene que ver con tuiter...la próxima estará muy, muy relacionada). Pero soy fan de la biotecnología y de su gente, le tengo cariño al sector y no puedo contenerme ;)

La cita, en la sede del CSIC en Madrid, pasaba por ser un momento distendido para el sector, y así comenzó, pero unas palabras de María Luisa Poncela, secretaria general de Ciencia, Tecnología e Innovación en la Secretaría de Estado de I+D+i, sembraron alguna duda y dejaron algunas caras ojipláticas. Entre ellas, la mía. Para quien quiera leer la crónica que hice para Diario Médico, aquí la dejo.

Aquí puedo ser más informal. Poncela presidió la mesa redonda posterior a la presentación del informe y, lejos de echar flores al sector biotecnológico en la que es su cita anual de referencia, dejó caer algunas perlas que afilaron las plumas de los medios presentes. Recuerdo mirar a mis colegas periodistas y preguntar, con la mirada y de palabra, ¿de verdad que ha dicho eso? Cuando lanzó al aire la pregunta "¿Tienen futuro las empresas biotecnológicas si no entran en ellas las farmacéuticas?", el auditorio puso cara de pensar si ésas eran las palabras más adecuadas en un acto pensado para dar lustre al sector. Yo me acordé de los Burning y su Qué hace una chica como tú en un sitio como éste...

Inciso: Los Burning, uno de los grupos españoles de rock que más ha transmitido con sus canciones: pelos como escarpias con este Como un huracán.


Retomo. Habría quedado mejor decir que las Farmas tradicionales y las biotecnológicas cada vez colaboran más, que ya no son mundos diferenciados, que la una se oporta a la otra con reciprocidad... Pero Poncela prefirió meter el dedo en la llaga. Las adquisiciones de pequeñas biotecnológicas por grandes Farmas es ya rutinaria; forma parte de su plan de negocio y saben que es la forma más rápida y sencilla (quizá no barata) de aportar dosis de I+D+i.

Pero de ahí a poner en duda si las pymes biotecnológicas, que suponen la gran mayoría del sector en España, podrán sobrevivir sin la presencia directa de una Big Pharma, hay un trecho. Quizá Poncela, en parte porque dejó caer la frase y no la razonó, se pasó tres pueblos. Desde luego, si lleva algo de razón, mal pinta la cosa para el aún incipiente sector biotecnológico.

Poncela completó su discurso con otras dos preguntas con fondo, complejas, para leer entre líneas "¿Están dejando las farmacéuticas a las biotecnológicas la investigación más básica, limitándose a investigar en fases avanzadas? ¿Es la medicina personalizada la que va a permitir que la biotecnología le dé a la farmacia lo que necesita?" Responderlas me llevaría varias entradas de este post, y no sería muy útil ya que sería una mera opinión de aficionado. Sólo digo que lo que concierte a la primera pregunta puede marcar el devenir de los próximos años, y, con respecto a la segunda, añadir que la mdicina personalizada aportará todo su potencial a la medicina cuando el SNS esté preparado para acogerla. Aún no lo está, creo.

Poncela dio una ligera impresión, por alguno de sus comentarios en la presentación del Informe Asebio, de querer estar como Gary Cooper ...

Pero no se quedó ahí Poncela. Sólo unos minutos después, dijo: "Creemos que a nuestra industria farmacéutica no le interesan las biotecnológicas". Soltó esta pequeña bomba cuando hablaba del lanzamiento del Programa Innvierte, que persigue promover la innovación empresarial mediante el apoyo a la inversión de capital riesgo en pymes de base tecnológica o innovadoras. Vino a decir que la recepción del Programa no había sido lo esperado por la Secretaría de Estado de I+D+i (puede ser por mil motivos), pero el mensaje que caló, por la literalidad de su frase, no fue precisamente agradable.

Carmen Vela, secrtaria de Estado de I+D+i, que lleva media vida formando parte de la biotecnología española, entró en la sala minutos después para cerrar la presentación del Informe Asebio. Para quien guste, recuerdo aquí la entrevista que le hice hace 3 años, cuando, estando en Ingenasa, entró en la presidencia de la Sociedad Española de Biotecnología (Sebiot): "En biotecnología, no crecer significa retroceder".

Su charla fue una mezcla de realismo y optimismo (más de lo primero que lo segundo), pero eso es ya otra historia. Quizá después le contaron las palabras de Poncela; no tengo muy claro qué cara pondría, pero imagino unas palabras entre ambas para pulir, en un futuro, este tipo de declaraciones.¿No?

Jose

Por cierto, el post va escrito desde Aranjuez, donde ando cubriendo uno de los cursos de verano. Presente y futuro de la sanidad, casi nada...Igual cuento algo por aquí ;)