martes, 2 de julio de 2013

De inicio, un viaje a Bilbao: innovación, gasto y medicina personalizada entre amigos

Saludos desde esta primera entrada de mi nuevo blog, que he llamado "qué me cuenta twitter" porque mi mayor cambio a escala profesional  en el último año ha sido mi relación con este mundo virtual, que me está dando mucha vidilla. Como yo antes tenía un blog de viajes en Diario Médico, voy a hacer una transición entre ambos blogs y esta primera entrada versará sobre mi visita a Bilbao este fin de semana, invitado por el Instituto Roche, para asistir a un seminario para periodistas sobre innovación sanitaria, medicina personalizada y gasto sanitario (ver noticia con palabras del consejero vasco de Salud, Jon Darpón).

Jon Darpón, consejero vasco de Salud, y Jaime del Barrio, director del Instituto Roche, en la jornada celebrada en Bilbao

  

Para los curiosos, algunos de los participantes: Además del citado Darpón, que abrió la jornada, estuvieron, entre otros, Cristina Avendaño (exdirectora de la Aemps y farmacóloga clínica en el Hospital Puerta de Hierro), María Aguirre, (directora de I+D+i del Gobierno vasco), Guillermo López Vivanco (jefe del Servicio de Oncología Médica en el Hospital de Cruces) y Ana Clopés (directora de Farmacia del ICO). Junto a ellos, una veintena de periodistas sanitarios y económicos, desde los más clásicos hasta los más jóvenes.

La jornada estuvo muy presente en twitter con el hashtag #IRPrensa2013. Participantes, periodistas y algunos tuiteros de mi TL dieron vida a la discusión. Vaya por delante que Jaime del Barrio, jefe del Instituto Roche, es tuitero de pro (@jaime_delbarrio), y que varios de mis colegas del gremio también dominan sobradamente los 140 carateres, lo que hace más amenas estas citas. Lo mejor de estos viajes, trabajo puro y duro al margen, es compartir tiempo con los colegas de profesión, solucionar el mundo y compartir problemas y soluciones al alcance (o no) de nuestra mano. Buscando el periodigno...

Forges, para variar, dando en el clavo



Aquí, la info que saqué del encuentro


Sobre la posibilidad de que la innovación y las nuevas tecnologías aporten a la mejora y sostenibilidad de este sistema sanitario tan frágil que nos está tocando vivir, aquí van unas pocas ideas extraídas de la jornada.

Primero: ¿Qué hay que introducir en el sistema, cómo y quién debe decidir qué entra y qué sale? Quizá esté todo dicho, pero el problema es que no está hecho. Llevamos años escribiendo sobre el famoso NICE británico, que nos llena la boca y que nos hace sentirnos orgullosos al pedirlo. Varios ponentes a los que he escuchado este fin de semana han dicho algo muy lógico: dejémonos de NICE y de incluir más agencias evaluadoras, que ya tenemos demasiadas. Quizá haya profesionales capaces de decidir con la mitad de las herramientas de las que ahora disponemos: ¿cierto?  Ahí queda sobre la mesa. "Basta ya de evaluar y reevaluar": ¿Os suena? Que sea una  realidad y que se encargue de ello quien debe; aún no sabemos dónde vamos, por lo que las preguntas ganan por goleada a las respuestas.

Segundo: Hablamos de pacientes empoderados y de pacientes conocedores de la problemática del SNS, pero también de pacientes dejados de lado y de pacientes que no comprenden qué sucede a su alrededor. De nuevo, basta de palabras: hechos. En el cómo está la clave, y yo me pregunto cómo integrar al paciente, por ejemplo, en el debate de qué debe financiarse y qué se debe aportar en el SNS. Dudando de la respuesta, pero no de la inteligencia del ciudadano y usuario del SNS, pregunto: ¿Está el paciente preparado para decidir? ¿Han de ser su voz las asociaciones de pacientes? ¿Los partidos políticos? ¿Los médicos que deberían conocer sus necesidades?  ¿Ellos mismos, de forma individual?

Preguntémonos otra cosa: ¿Votaría que sí una mayoría representativa de los pacientes a eliminar del SNS varias prestaciones sanitarias y tecnológicas? Contesta tú, lector: elige diez conocidos, no directamente relacionados con el SNS, y sugiéreles eliminar fármacos científicamente prescindibles, tecnologías claramente obsoletas, centros de salud presuntamente prescindibles o quirófanos y plantas hospitalarias cerradas en verano. ¿Qué respondería la mayoría? ¿Sería su respuesta un impulso a la sostenibilidad del SNS o un fomento del inmovilismo que nos pierde? Sea como fuere, escuchémosle y valoremos. El paciente merece más voz: porque ha de ser así y porque, además, se lo gana día a día.

Tercero: Hemos hablado mucho este fin de semana en Bilbao de responsabilidad periodística. Sin duda, a los medios se nos va la mano con la generación de expectativas. La medicina personalizada está aterrizando, pero no acaba de consolidarse, por varios motivos. Mientras se trata de mejorar en estrategias de implantación, formación de profesionales, eliminación de barreras legales, políticas, económicas y sociales, no cesan los titulares en los medios con biochips de dudosa eficacia y coste-efectividad, fármacos aplaudidos a bombo y platillo con resultados sólo en fase II, y compras de tecnologías hospitalarias cuando el SNS está cerca de la ruina.

¿Aprendemos los periodistas? No siempre. ¿Aprende el lector? Sí, pero aún muchos siguen creyéndose que hay panaceas para curar el cáncer o el Alzheimer. Nosotros, quizá sin quererlo, les seguimos ayudando en su credulidad. Además de la tendencia a cierto sensacionalismo, hay otra grab cuestión: el periodismo sufre de forma inherente dosis de ideología que difuminan la objetividad, y este problema está ahora más presente que nunca.

El menda, en el centro, con cuatro colegas del gremio periodístico sanitario que nos ilustraron en Bilbao con un contrapunto de los medios a las charlas de los ponentes

 
Lo mejor de estos viajes es, al margen de lo que sacas de curro, compartir tiempo con los colegas del gremio periodístico. Reencuentros, charlas, risas, un par de pintxos, algún que otro gin-tonic...No es sólo ocio, es tiempo compartido con quienes se dedican más o menos a lo mismo que tú. Mirar alrededor y empaparse, también de sus colegas-amigos-competencia, es una de las cosas más inteligentes que puede hacer el periodista.

No quiero alargarme en este mi primer post. Sólo quiero terminar animándome a mí mismo a nutrir con regularidad este blog. Con twitter de gancho, pero hablando de cosas variopintas, con aliños musicales, deportivos y cinéfilos, pero con la sanidad y el periodismo de hilo conductor. Quienes me conocen saben que no sé vivir sin escribir y, aunque lo hago día a día en el curro, esto será una nueva vía de escape. Alea iacta est...

Jose